domingo, 9 de febrero de 2014

Capítulo 19

Al día siguiente me desperté por los gritos en la cocina o salón, no estaba segura. Pero, fijo que eran en la planta baja de la casa.

Bajé a ver qué sucedía, y como siempre era mi madre y mi padre peleando.

-¡Basta ya! -grité. Ellos armaron silencio unos segundos, pero enseguida siguieron discutiendo como un par de niños pequeños. -¡Mamá! ¡Papá! -volví a gritar para que me prestaran atención. - Dejar de pelear a todas horas, por favor. Tiene que haber una manera mejor de solucionar las cosas. Siempre discutís por tonterías.

-Tienes razón cariño -se dirigió mi padre hacia mí, y yo sonreí. -Hay una manera de solucionarlo. Quiero el divorcio. -Dejé de sonreír.

-¡No! Papá, no me refería a eso.

-Estoy de acuerdo. -Contestó mi madre fría.

-¡Mamá! No. -Seguí insistiendo. Mi madre cogió el anillo de compromiso que hace muchos años mi  padre le había colocado. Lo sacó de su dedo, y acercándose a la ventana lo tiró al jardín.  -No... -dije triste.

Puede que este tiempo me ignoraran, y yo a ellos, pero seguían siendo mis padres, no quería que se separasen. ¿Por qué no podían estar tan felices como cuando yo tan solo contaba con cinco años o seis? Ahí era todo perfecto, no discutían. Y ahora, mira, se divorciaban.

Mi padre abandonó el salón y subió al cuarto. Yo me llevé la mano a la cabeza, y mi madre se mantuvo fría, marchando hacia la cocina. Me tiré en el sofá, y me coloqué en posición fetal. Me calló alguna lágrima, hay que reconocerlo. Al poco rato apareció Nana y rápidamente al verme se sentó a mi lado, pero yo no descubrí mi cara en ningún momento.

-Lo siento cielo. -Me dijo ella.- Escuché todo desde la cocina, pero no podía interponerme en esa discusión.

-¿Por qué Nana? No quiero irme con ninguno de los dos, quiero seguir en una casa con ambos.

-Pues creo que no podrá ser. Pero no te preocupes, si lo hacen es por una buena razón.

-Porque discuten a todas horas. -Dije yo. -No sé por qué están tan irritables estos últimos años. Pero estoy harta.

-Puede que sea por alguna razón. -Dijo Nana. Seguro que ella la sabía esa razón pero no podía contarme nada por orden de mi madre. Se hizo presencia un silencio, pero luego ella continuó. -Podrías hablarlo con tu madre, pero cuando esté más relajada. - Me senté correctamente y Nana me quitó las lágrimas. -No te preocupes cariño.

Yo asentí. Poco después me calmé pero volví ponerme histérica cuando vi maletas en la puerta.

-¿¡Qué es esto?! -Grité. Nana vino, al igual que Harry. Mi padre bajó las escaleras con una maleta más, mientras que me madre no apareció. -¡Papá! Qué es esto, ¿me lo quieres explicar? -Estaba nerviosa, y me calló de nuevo una lágrima.

-Lo siento pequeña. Pero me marcho. -Dijo él. Se acercó a mí y me dio un abrazo, yo no reaccionaba. Me dio un beso en la frente y volvió a coger las maletas. Abrió la puerta y bajó al porche acercándose a uno de los coches. Metió todo en el maletero. Se acercó a mí de nuevo. -Cuídate mucho.

-Papá... -Dije con un hilo de voz.

-Lo siento cariño. -Volvió a darme un beso en la frente y se metió en el coche. Arrancó dejando un rastro de humo por unos segundos, hasta que se desvaneció. Se dejó de ver el coche debido a una cuneta en la carretera. Esa fue, la última vez que vi a mi padre.

Noté unas cálidas manos en mi cintura. Me giré, y noté el aroma de Harry. Me abrazó, y yo hundí mi cabeza en su pecho.

-Tranquila. -Me dijo él, mientras hacía suaves masajes con una mano en mi pelo.

Poco después llegó mi madre y se mantuvo seria en la situación. Dijo que me relajara, no valía la pena estar mal por ese espécimen. A mí no me gustaba que lo llamara así.

Más tarde, casi después de comer -la comida había sido silenciosa, nadie decía nada- Nana empezó a limpiar y Harry se había ido a su cuarto a cambiarse, íbamos a salir. Yo, también fui a cambiarme, pero antes de entrar en mi habitación oí un sollozo. Provenía del cuarto anterior al mío. Piqué a la puerta, y entré. Era el despacho de mi madre.

-Mamá... -Dije en voz baja. Ella se tapó el rostro con las manos. -¿Estás bien?

-¿Qué? -preguntó ella. Cogió un pañuelo de papel limpiándose rápidamente y sonrió. La sonrisa más falsa que jamás había visto. -Pues claro que si pequeña. Estoy bien.

-Pues no lo parece. -Le dije entrando al despacho y cerrando la puerta. Me acerqué a ella. -Sé que te duele que se marchara. Y no tiene nada de malo. -Ella se tapó la boca con una mano, mientras se apoyaba con el codo de ese mismo brazo en la mesa.

-Lo siento cielo. Pero es mejor que se marchara. -Derramó una lágrima. Yo sin dudarlo le abracé. -Te juro que intento hacer lo mejor para la familia. -Dijo con un hilo de voz.

-Lo sé mamá.

-Cuando te riño, es porque quiero lo mejor para ti. Y si discuto por él no es solo por la primera estupidez que me viene a la cabeza.

-¿Entonces, por qué?

-Es que hace tiempo, bastante a decir verdad encontré esto en su cartera cuando venía del trabajo. -Sacó una tarjeta. Quedé helada al verla. Ni que decir tiene de qué era. - No me creo que hiciera eso. -Volvió a llorar y yo seguí abrazándola.

-Es tonto mamá, déjale.


Continuará...
----------------------------------------------------------------

Bueno, avisaros que tenemos un twitter en el que solo publicaremos avisos de novelas y todo eso:


Y el de siempre @dreamergirls009

¡Gracias por leer!

4 comentarios :

  1. Jo pobre rayis. Me encanta tu nove :') es per-fect :)))))) simplementeperfecta

    ResponderEliminar
  2. Me encantaaa♥
    Hay, vi tu wattpad y subistes la novela que me marcó un montón. Me acuerdo el día que me metí en vuestro blog y no me separé del móvil en todo el finde hasta que me leí todas las novelas. Amo como escribis y gracias a vosotras me animé yo también. Estoy subiendo una novela de Harry, no es igual de perfecta que las vuestras pero me encantaría que le echaseis un vistazo porfavor preciosas. Os dejo el enlace:
    http://www.wattpad.com/story/11856318?utm_source=android&utm_medium=link&utm_content=share_reading
    Soy Verónica Marco Herrera en tuenti por si quereis decirme que os parece

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Verónica, acabo de leer la sinópsis y está chulísima, hoy tengo dentirsta y academia además de deberes, pero en cuanto pueda intentaré empezar a leer los capítulos. Me alegro que te animaras gracias a nosotras:)

      Eliminar