viernes, 17 de enero de 2014

Capítulo 23



Los rayos del sol se colaron por la ventana, provocando que me despertara. Abrí los ojos con gran pereza, para encontrarme abrazada con Niall, tal como ayer me había dormido.

-Lo siento por no contestarte ayer, no sabía que decirte -susurré asegurando que estaba dormido. Él movió la cabeza y a mi casi me da un infarto pensando que me había escuchado. Pero no, seguía dormido.

Minutos después de eso se despertó y ambos nos preparamos para volver a el campus. Fuimos caminando ya que no estaba muy lejos, fuimos hablando normal y corriente. Él simulaba que no había dicho nada por la noche, y yo simulando que no lo había oído porque me dormí. Estaba todo normal. Lo único que me reconcomían la cabeza sus palabras, ¿tanto daño le hacía?

A las doce más o menos llegamos a The Fleet's House. Estaba vacía, ya que era horario de clase.

-¿Vamos a por las cosas de clase? -pregunté. Él negó mil veces con la cabeza.

-Son las doce, ¿no nos quedamos por aquí? No me apetece ir a clase.

-Pero ya perdí ayer clase, no puedo volver a perder hoy. -Él puso pucheros -No, no me mires así.

-Pero si solo quedan dos horas. Por favor.

-Niall, vamos para clase. -Dije dando mi espalda hacia él y comencé a caminar hacia la habitación. Pero él corrió hacia mi y me agarró por atrás de la cintura.

-No, no nos vamos.

-¡Niall! -dije intentando soltarme, pero no podía. Él me agarró más fuerte. Yo empecé a reirme, porque con una mano me hacía cosquillas en la barriga. -¡Niall para! ¡Para que nos vamos..! -A caer. Quería decir, pero caímos antes de que pudiera finalizar la palabra. - A caer. -Se me escapó una risa, y a él también. No se si él se hizo daño, yo no, pero claro es que él calló en el suelo y yo encima suyo. Me iba a levantar cuando el me sujetó por la cintura impidiéndolo. -Niall, déjame levantarme.

-No. -Contestó. Me sonrió y se acercó a mi borrando su sonrisa mientras miraba a mis labios. Yo también la borré mirando a Niall a los ojos. No podía ser, otra vez tentando a la suerte de esta forma. No paraba de repetirme que me alejara, no podía, estaba comprometida. Me reconcomía la cabeza, era imposible. Pero con Niall todo era así, aunque no quisiera hacer una cosa no podía resistirme a hacerla, era peor que la adicción al chocolate.

-Niall, sabes que no.. -dije en voz baja, pero él me interrumpió dándome un beso en lo labios. Decirme estúpida y malvada, pero yo decidí no apartarme y seguir el juego. Aun que, más que decidir, no se, lo hice inconscientemente. No sabría explicarlo. Después me miró a los ojos mientras yo hacía lo mismo. -Niall, sabes que -volvió a impedirme terminar porque me tapó con un dedo la boca.

-Shh, ya se que no te gusto. -Dijo algo triste, ya que tenía una sonrisa pero en sus ojos se notaba que estaba triste. Dejó que me levantara, mientras él seguía con la misma cara. Sin pensarlo dos veces le di un abrazo.

-No es que no me gustes -le dije apenada. Porque no negaré lo evidente, él me atraía.

-Pero no lo suficiente como para que por lo menos, tan solo una vez, me des un beso sin pensar en ese Liam.

-Niall..

-No, te entiendo. No digas nada, da igual...

-Pero...

-Da igual -me interrumpió. -Voy a mi habitación... Lo siento por meterme en medio. Hasta luego.

-Niall no te metes en medio.

Él no contestó, simplemente se marchó.

Continuará...
------------------------------------------------------------------------------------

Bueno, lo primero dedico este capítulo a Marta, que siempre está ahí leyendo la novela y el Lunes es su cumpleaños. ¡Felicidades!

Y lo segundo, pues lo de siempre comentar y sigo :)


6 comentarios :

  1. Hshsudbsdbsu me encantaaa pobre niall :(

    ResponderEliminar
  2. SIIIIGUEEE :)) ME EMOCIONEE :)) MUCHAS GRACIAAS :)) SIN DUDA VA A SER MI MEJOR FELICITACION :))

    ResponderEliminar